Ketchup y salsa de tomate: elaboración con vinagre

En España y en varios países de América, es más común utilizar salsa de tomate como acompañante a otros alimentos principales, tales cómo diferentes tipos de carne. Sin embargo, en otros países, como en Estados Unidos, es más usual utilizar el ketchup cómo acompañante, mientras que la salsa de tomate únicamente se utiliza para la pasta. Veamos cómo se elabora cada uno de ellos y las diferencias entre  ketchup y salsa de tomate.

ELABORACIÓN DEL KETCHUP

como se prepara ketchup

Ingredientes:

  • Medio tomate
  • Media cebolla
  • 1/4 taza de azucar moreno
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de sal de apio
  • Media cucharadita de pimienta picante
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de vinagre (preferiblemente vinagre de manzana)
  • 1 cucharada de aceite de oliva

 

Preparación:

  • Calienta el aceite de oliva en una cacerola pequeña a fuego medio y añade las cebollas. Cocínelo hasta que esté blando, durante unos 7 minutos.

 

  • Agrega los ingredientes restantes y lleva a ebullición, luego disminuye el fuego a fuego lento y cocina durante 1 hora, revolviendo ocasionalmente.

 

  • Deja enfriar, luego pasa la mezcla a una taza y mézclalo hasta que quede suave.

 

ELABORACIÓN DE LA SALSA DE TOMATE

como se prepara salsa de tomate

Ingredientes:

  • 10 tomates maduros
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cebolla picada
  • 1 pimiento verde picado
  • 2 zanahorias picadas
  • 4 dientes de ajo, picados en trocitos
  • 1/4 taza de albahaca fresca picada
  • – 1/4 cucharadita de condimento italiano
  • – 1/4 copa de vino de Borgoña
  • – 1 hoja de laurel
  • – 2 tallos de apio
  • – 2 cucharadas de pasta de tomate

 

Preparación:

  • Deja hervir una olla de agua y ten listo un tazón grande de agua helada. Mete los tomates enteros en agua hirviendo hasta que la piel empiece a pelarse . Retira con una cuchara y coloca en un baño de hielo. Deja reposar hasta que se enfríe lo suficiente y luego retira la cáscara y saca las semillas. A continuación, tritura 8 tomates y corta los dos tomates restantes y déjalos a un lado.

 

  • En una olla grande o en un horno holandés a fuego mediano, cocina la cebolla, el pimiento, la zanahoria y el ajo en aceite y la mantequilla hasta que la cebolla empiece a ablandarse. Vierta los tomates triturados. Añade el tomate picado, la albahaca, los condimentos italianos y el vino. Pon la hoja de laurel y los tallos enteros de apio en una olla. Finalmente, agrega la pasta de tomate y cocina a fuego lento durante 2 horas más. Deshazte de la hoja de laurel y el apio. Una vez que la salsa de tomate esté listo, es hora de servirse a tu plato.

 

Diferencias entre ketchup y salsa de tomate

Tradicionalmente, el ketchup de tomate se preparaba con tomates, azúcar, vinagre/ácido acético y especias. Hoy en día, se utiliza como condimento de mesa o aliño para ser consumido con patatas fritas, hamburguesas, etc. El ketchup suele estar frío y nunca se calienta como regla general. La salsa de tomate, por otra parte, se elabora a partir de tomates, aceite, carne o caldo de verduras y especias. El vinagre no se utiliza generalmente. Las salsas se suelen servir calientes. La mayoría de los fabricantes insisten en que el ketchup se hace con especias, cebollas y ajo, mientras que la salsa generalmente se hace sin especias.

Por otro lado, aunque cada uno de los dos ingredientes no tiene una cantidad exacta de calorías, el promedio de calorías en la salsa de tomate es de 80 calorías por cada 100 gramos. Sin embargo, las calorías del kétchup son algo superiores en comparación con la salsa de tomate. El kétchup tiene en promedio 90-100 calorías por cada 100 gramos. Como es obvio, estas cantidades varían significativamente en cada país y por persona.

Por si no te han quedado claro las diferencias entre ketchup y salsa de tomate, aquí te dejo un vídeo (en inglés) para que le eches un vistazo.

 

¿Qué opinas tú?